Categorías
Eihei Kōroku Volumen 8

Por el amor de los vivaces ojos de Buda

Por el amor de los vivaces ojos de Buda

Shōsan 11. Reunión informal (1) para el comienzo del período de práctica de verano (Eihei Kōroku, Volumen 8)

 

El maestro Zen Cihang [Fapo] fue un venerable enseñante en el linaje de Huanglong. Residió en el monasterio Tiantong durante treinta años, y en una reunión informal por la ocasión del comienzo de período de práctica de verano, dijo: «Los practicantes Zen deberían, primero, tener la nariz erguida, luego deben tener los ojos claros y brillantes. Después de eso, deben valorar el llegar tanto a la esencia como a su expresión». (2)

Gran asamblea, ¿queréis entender el significado del dicho del viejo Cihang, la nariz está erguida? Si podéis entender esto, es que habéis perforado vuestras fosas nasales. (3) ¿Queréis entender lo de los ojos claros y brillantes? [Vuestros viejos ojos] han sido sustituidos por nueces de jabón por un observador. (4) ¿Queréis entender el llegar tanto a la esencia como a su expresión? Dōgen golpeó su asiento una vez con su hossu y dijo: La esencia ha llegado, la expresión ha llegado. Hay un medio hábil para ir más allá.

El viejo Cihang dijo también: «El largo período de noventa días comienza mañana. Vuestra práctica no debería salirse de la directrices». Gran asamblea, deberíais saber que éstas son buenas palabras.

Esta tarde yo, Eihei, hablaré por el bien de todos. Gran asamblea, ¿queréis entender que la práctica no se sale de las directrices? Desde mañana hasta el final del período de práctica, durante noventa días a lo largo de tres meses, de izquierda a derecha, de este a oeste, yendo más allá de los budas y trascendiendo a los ancestros, dejad caer cuerpo y mente y perforad vuestra nariz. Entrando a la sala de los monjes, entrando a la sala de Buda, llegando a la cocina, llegando a la puerta de entrada, todas son prácticas que no se salen de las directrices. Todos los ancestros de Buda y todos los monjes de mantos remendados juntos no pueden practicar fuera de las directrices. Incluso si quisiesen practicar fuera de las directrices, no sería posible.

Si bien esto es así, esta noche yo, Eihei, continúo los dos dichos del maestro Zen Cihang por el bien del testimonio sobre [el valor de] no marcharse nunca durante noventa días.

Después de una pausa, Dōgen dijo: El largo período de noventa días comienza mañana, sin práctica fuera de las directrices. Las sandalias de paja y los bastones de monje se dejan completamente de lado, por el simple amor al ojo vital de Gautama.

Durante un largo rato la asamblea ha estado de pie compasivamente. Respetuosamente espero que os cuidéis.

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (5)

Por el amor de los vivaces ojos de Buda · Eihei Kōroku
Foto de Bernd 📷 Dittrich en Unsplash

– Notas –

(1)

Shōsan, que estamos traduciendo como «reunión informal», solo es informal en comparación con los jōdō (Discursos en la Sala del Dharma de los Volúmenes 1 al 7 del Eihei Kōroku). Los jōdō (literalmente «ascendiendo en la Sala»), fueron ofrecidos desde la plataforma de asiento del Dharma en la Sala del Dharma (hatto) mientras los monjes estaban de pie. Este fue el formato tradicional utilizado en la mayoría de los Dichos Registrados de los diferentes maestros recopilados en la China de los Song. Fue el formato favorito de Dōgen una vez establecido en Eiheiji. El formato escrito de jishu, usado por Dōgen en el Shōbōgenzō, fue mucho menos utilizado, o apenas, una vez que comenzó a ofrecer los jōdō en Eiheiji.

El Volumen 8 comienza con las reuniones informales (shōsan), literalmente «pequeñas reuniones», que fueron ofrecidas de manera un poco más informal que los jōdō, normalmente en los aposentos del abad. Las reuniones informales incluían debates, si bien en las shōsan del Eihei Kōroku solo se registraron las charlas de Dōgen. Tradicionalmente estas reuniones informales se celebraban solo en días naturales que acababan en 3 u 8 (es decir, 3, 8, 13, 18, 23, 28). Los días siguientes, que acababan en 4 ó 9, tradicionalmente tenían un programa monástico más relajado. Sin embargo, las shōsan del Volumen 8 fueron ofrecidas en otras fechas, con ocasión de ceremonias anuales.

Después de las shōsan de este Volumen hay una colección de hōgo, literalmente «palabras sobre el Dharma», que fueron escritas para estudiantes individuales. Si bien conocemos las fechas de muchos de los Discursos en la Sala del Dharma de los Volúmenes 1 al 7, las fechas de estas shōsan son inciertas, aunque todas fueron ofrecidas después de que Dōgen se estableciese en Eiheiji.

(2)

Esto forma parte de la cita más larga comentada por Dōgen en la reunión informal número 8 «Noventa días de gran paz», probablemente en la apertura del período de práctica de verano anterior.

(3)

Perforar vuestra nariz tiene el significado de ponerse un aro en la nariz para ser guiado y adiestrado como un buey, pero también se refiere a respirar con facilidad.

(4)

Las nueces de jabón son mencionadas por Dōgen como parecidas a los ojos de Buda, y se usan como cuentas de rosario. Véase el discurso en la sala del Dharma número 143 «Cuernos ocultos tras la Osa Mayor» y su nota 2 del volumen 2. Las cuentas de nueces de jabón se mencionan también en los discursos en la sala del Dharma número 178 «La capacidad de los estudiantes», número 317 «La certeza antes de que floreciesen los melocotones», número 389 «Los sentidos afinados por zazen» y número 402 «Una filosofía perjudicial sobre el yo y el espíritu».

(5)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por el amor de los vivaces ojos de Buda