Categorías
Eihei Kōroku Volumen 8

La corriente vital de «La mente en sí misma es Buda»

La corriente vital de «La mente en sí misma es Buda»

Hōgo (1)

9. Palabras sobre el Dharma (Eihei Kōroku, Volumen 8)

Al montar el buey de hierro, coge las riendas y galopa sobre el agua. Al utilizar el hombre de madera, ponte sus zapatos y su gorra y deja que juegue en el fuego. Aunque veas tal persona, no la consideres como [tu] igual. Inmediatamente alcanzarás una o la mitad de una corriente vital. He aquí un ejemplo precedente para el establecimiento de esta corriente vital.

Hace mucho tiempo, el Maestro Zen Damei [Fa]chang visitó a Mazu y le preguntó: «¿Qué es Buda?» (2)

Mazu contestó: «La mente en sí misma es Buda».

Inmediatamente [Damei] subió a los picos del Monte Damei. Después de treinta años, había un monje en la asamblea de Yanguan [Qi’an] que quería elegir un bastón de monje [de las bosques de las montañas] y de casualidad se encontró con la ermita [de Damei]. (3) Le preguntó al maestro: «Maestro, ¿cuánto tiempo llevas morando en esta montaña?».

El maestro [Damei] dijo: «Solo veo que la yerba y los árboles se tornan verdes y amarillos en primavera y otoño, nunca cuento los meses y los años».

El monje dijo: «¿Adónde lleva este camino?».

El maestro [Damei] dijo: «Va siguiendo la corriente».

Cuando el monje regresó, informó de esto a Yanguan.

El maestro [Yanguan] dijo: «Una vez vi [a tal] monje donde Mazu, pero no conozco sus circunstancias actuales. Supongo que es ese monje».

 

Más tarde, Mazu envió un monje a preguntarle al maestro [Damei]: «Maestro, cuando conociste al gran maestro Mazu, ¿con qué expresión de iluminación te armonizaste, que te llevó a morar en esta montaña?».

El maestro [Damei] dijo: «Mazu simplemente me dijo: ‘La mente en sí misma es Buda'».

El monje dijo: «Hoy en día su enseñanza sobre Buda es diferente».

El maestro [Damei] dijo: «¿Cómo de diferente?».

El monje dijo: «Ahora dice: ‘Sin mente no hay Buda'».

El maestro [Damei] dijo: «A pesar de su ‘Sin mente no hay Buda’, para mí [sigue] siendo ‘La mente en sí misma es Buda'».

El monje regresó y le contó esto a Mazu.

Mazu dijo: «El ciruelo ha madurado». (4)

 

Los estudiantes de la Vía posteriores deberían aprender de la calidad reveladora del Maestro [Damei] Fachang. Si bien hay quienes han confirmado «Si mente no hay Buda», es difícil encontrar a alguien que entienda «Esta mente en sí misma es Buda». Estudiante Nen, entiende esto claramente. (5)

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (6)

La corriente vital de "La mente en sí misma es Buda" · Eihei Kōroku
Imagen de Monika Schröder en Pixabay

– Notas –

(1)

Estos hōgo, o «palabras sobre el Dharma», probablemente fueron escritos para estudiantes concretos y normalmente no se ofrecieron como charlas. Datan de antes de que Dōgen se marchase a Echizen y estableciese Eiheiji, cuando todavía estaba enseñando en el templo Kōshō Hōrinji, donde también se ofrecieron los discursos en la Sala del Dharma del Volumen 1 del Eihei Kōroku.

(2)

Dōgen también comenta esta historia en los Discursos en la Sala del Dharma número 8 y número 319.

Se la menciona en los casos 30 y 33 del Mumonkan. Véase: [Unlocking the Zen Kōan, Cleary, págs. 144–145, 155–157; ó Gateless Barrier, Aitken, págs. 189–194, 204–207]. La historia también aparece en la Transmisión de la Lámpara Jingde, véase: [Transmission of the Lamp, Ogata, pág. 240].

Dōgen también comenta esta historia en el Shōbōgenzō Gyōji (Práctica Continua). Véase: [Enlightenment Unfolds, Tanahashi, págs. 122–124].

(3)

Yanguan Qian fue un compañero discípulo de Mazu.

(4)

Damei significa «Gran Ciruelo». Por tanto, Mazu aprueba la respuesta de Damei.

(5)

Este hōgo está escrito para algún estudiante de Dōgen cuyo nombre acababa con el carácter nen. Aunque no se sabe con certeza, es muy probable que fuese escrito para la monja Ryōnen, para quien también escribió los hōgo número 4 y número 12.

Ryōnen fue una discípula monja de Dōgen. Las palabras sobre el Dharma número 4, 9 y 12, que llevan todas su nombre, fueron escritas según parece para ella. Se conserva un manuscrito del propio Dōgen de las palabras sobre el Dharma n.º 12 en el templo Kasuisai de la Prefectura de Shizuoka, que indica que fue escrito en 1231, por lo que presumiblemente Ryōnen fue una de las primeras discípulas de Dōgen.

(6)

Nota adicional (N. del T.)

Puedes leer un extracto del ensayo Shōbōgenzō Soku Shin Ze Butsu, traducido como «La mente misma es ya Buda».

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *