Categorías
Eihei Kōroku Volumen 8

El esfuerzo abnegado de un responsable del trabajo

El esfuerzo abnegado de un responsable del trabajo

Hōgo (1)

6. Palabras sobre el Dharma (Eihei Kōroku, Volumen 8)

 

El responsable del trabajo E’un comenzó en su puesto en el año del ratón de metal de la era En’ō [1240]. (2) Fue nombrado en la víspera del año nuevo del invierno pasado, y ahora sirve a la asamblea. En el vigésimo quinto día del quinto mes, los aguaceros de la estación de lluvias habían continuado durante varios días, y los tejados de paja estaban goteando. Cuando este monje de montaña [Dōgen] entró en la sala para hacer zazen, en el lugar donde se juntan los tejados entre la sala de los monjes y la sala iluminada [el corredor hacia los cuartos de aseo detrás de la sala de los monjes], se vertían oleadas por todo el suelo. Los monjes de la asamblea del puro océano cuando iban o venían se quedaban atrapados allí. Cuando el responsable del trabajo fue informado, se quito el manto y, sin un sombrero para la lluvia, junto con los carpinteros subió al tejado y se encargó de la vía de agua. Aunque la densa lluvia se desbordaba sobre su cabeza, no vaciló.

Silenciosamente se me ocurrió escribirle unas palabras de reconocimiento. En aquel momento me limité a observalo con simpatía. Desde entonces, han pasado seis meses o doscientos días, y aunque no he hecho ningún esfuerzo [para escribir algo], ha sido difícil olvidar lo que hizo. En medio del calor del verano no escribí; con la llegada del frío, ahora uso mi tinta.

Este [ejemplo del responsable del trabajo] es exactamente los huesos y la médula de los anteriores budas, sin que los detenga la preocupación por el yo. (3) Desde que mi discípulo fue nombrado para este puesto, ha pasado casi un año. Poco a poco se han levantado varios edificios del templo, lo que constituye las auspiciosas condiciones completadas y el fruto maduro de sus esfuerzos prácticos. Algunos vienen del norte y ven que descargarse es excelente; otros se miran unos a otros y ofrecen la profunda función. (4) Tal es la energía diligente de este respetado discípulo, que deleita a muchos.

Además, este templo está en un lejano camino al que no pueden llegar personas que no sean serias. Solo personas excelsas, cargando el pesado equipaje [de una sincera aspiración], llegan de una en una, héroes fuertes y decididos, apartándose de las convenciones y accediendo a los pastos [del estudio del Dharma]. Sus mentes se deleitan con lo que escuchan, todos ellos se afanan por los hechos sin resolver, buscando participar en las disciplinas ancestrales. A veces manifiestan la forma de asuras, a veces están dotados de mil manos y ojos, transmiten el Dharma y suceden a los ancestros.

¿Quién diría [que esta responsable del trabajo E’un] no tiene la habilidad de una persona competente? Aunque hay expresiones sobre servir a la asamblea y emplear la energía, ¿qué expresión podría ofrecerle?

Cuando se mueve, sin duda alcanza el cien por cien. Cuando se desempeña, está completamente realizado.

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (5)

El esfuerzo abnegado de un responsable del trabajo · Eihei Kōroku
Imagen de Rajesh Balouria en Pixabay

– Notas –

(1)

Estos hōgo, o «palabras sobre el Dharma», probablemente fueron escritos para estudiantes concretos y normalmente no se ofrecieron como charlas. Datan de antes de que Dōgen se marchase a Echizen y estableciese Eiheiji, cuando todavía estaba enseñando en el templo Kōshō Hōrinji, donde también se ofrecieron los discursos en la Sala del Dharma del Volumen 1 del Eihei Kōroku.

(2)

No se sabe nada más sobre E’un aparte de lo que hay en este hōgo.

(3)

Esta frase también se podría interpretar, como Genryū Kagamishima, como: «Esta [costumbre de no escribir en el verano] es exactamente los huesos y la médula de los anteriores budas, por lo que no me apegué a mi propia preferencia [de escribir antes]».

(4)

«Vienen del norte y ven que descargarse es excelente» es una paráfrasis de un dicho de Zhaozhou: «A alguien que viene del sur lo descargo; a alguien que viene del norte lo cargo». Véase: [Record of Zen Master Joshu, Green, pág. 30 ó Radical Zen: The sayings of Jōshū. Translated with a commentary by Yoel Hoffmann].

(5)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El esfuerzo abnegado de un responsable del trabajo