Categorías
Eihei Kōroku Volumen 9

El dedo ensangrentado de Xuansha

El dedo ensangrentado de Xuansha

Caso 23 en la colección de kōans con comentarios en verso de Dōgen (Eihei Kōroku, Volumen 9)

 

Xuansha intentó marcharse de un pico para llegar a otro. (1) Se hizo daño en el dedo del pie y la sangre fluyó, a raíz de lo cual tuvo una visión. Entonces regresó a Xuefeng, y nunca fue a estudiar a ningún otro sitio.

 

Con las manos ocupadas pero los pies torpes, se golpeó el dedo del pie.
Fluyeron gotas de sangre, y la gran tierra era de color rojo carmesí.
Titubeando en vano, el agua escasea y las nubes se disipan, (2)
después de la [montaña] Hueso de Elefante,
   no fue ni al oeste ni al este. (3)

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (4)

El dedo ensangrentado de Xuansha · Eihei Kōroku
Imagen de Antonio López en Pixabay

– Notas –

(1)

Xuansha estaba marchándose del pico, o templo, de su maestro Xuefeng, en dirección al Pico Feiyuan (Mono volador), con la intención de peregrinar para visitar a otros maestros. La historia, tal y como sigue, también es comentada por Dōgen en el ensayo Shōbōgenzō Ikka no Myōju (Una perla brillante). Véase: [Heart of Dōgen’s Shōbōgenzō, Waddell and Abe, págs. 31–37 y Shōbōgenzō: Zen Essays by Dōgen, Cleary, págs. 58–62]. Aparece en la Transmisión Jingde de la Lámpara.

(2)

«Agua» y «nubes» en esta línea pueden referirse a monjes de nubes y agua (unsui), que desperdician sus esfuerzos cuando buscan en vano.

(3)

La montaña Hueso de Elefante es otro nombre para el pico donde Xuefeng enseñaba. Cuando Xuansha regresó, Xuefeng le preguntó por qué no viajaba. Xuansha proclamó que «Bodhidharma no vino de la tierra del este [China]; el segundo ancestro [Dazu Huike] no fue al cielo del oeste [India]».

(4)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El dedo ensangrentado de Xuansha