Categorías
Eihei Kōroku Volumen 7

El esplendor de la luna perenne

El esplendor de la luna perenne

521. Discurso en la Sala del Dharma de Medio Otoño [1252] (1) (Eihei Kōroku, Volumen 7)

 

La luna no es redonda ni carece de redondez, ¿cómo podría crecer o menguar? Incluso si es buena como ofrenda, cuando hacemos una pausa en nuestras restricciones es buena para la práctica. (2) La segunda luna de Xuansha está a punto de ponerse. La luna de Yunyan del «¿cuál es esta?» no prospera. (3) Si bien esto es así, para los descendientes de los ancestros del buda también hay el asunto de ir más allá.

 

Cuando el Honrado por el Mundo estaba en el mundo, el rey Asura Rāhula quiso tragarse la luna. (4) La luna celestial estaba asustada y se presentó ante Buda y recitó a Buda este verso: «Buda Honrado por el Mundo de gran sabiduría y puro esfuerzo, ahora tomo refugio y hago postraciones. Este Rāhula me está perturbando. Ruego a Buda que me mire con compasión, y me ayude y me proteja».

El Buda recitó un verso al rey Asura Rāhula que decía: «La luna puede iluminar la oscuridad, pura y fresca. Es la gran lámpara brillante en el cielo vacío. Su color es blanco y puro con un millar de rayos. No te tragues la luna, sino que libérala inmediatamente». En ese momento el rey Asura Rāhula sudó de miedo y vergüenza, dejando irse a la luna inmediatamente.

Al ver que el rey Asura Rāhula estaba asustado por liberar la luna, el rey Asura Vādiṣa ofreció un verso preguntando: «¿Por qué tú, Rāhula, temblaste de miedo e inmediatamente liberaste a la luna, con todo tu cuerpo sudando como si estuvieses enfermo y con tu mente agitada de miedo?».

Entonces el rey Asura Rāhula ofreció este verso como respuesta: «El Honrado por el Mundo ofreció un verso ordenando que si no liberaba a la luna, mi cabeza se dividiría en siete pedazos». Aunque conservase mi vida, no estaría en paz. Por ello, ahora he liberado a esta luna».

El rey Asura Vādiṣa dijo en un verso: «Es difícil encontrar al Buda; [solo] aparece en el mundo [después] de mucho tiempo. Cuando expuso este verso puro, de inmediato Rāhula liberó a la luna».

 

Por eso, ahora la luna del cielo ha mantenido su período de vida a lo largo de quinientos años celestiales, simplemente para recompensar la ayuda y la protección del Honrado por el Mundo. El período de vida de ese cielo es tal que cincuenta años de vida humana son como un día y una noche en ese período de tiempo celestial. Multiplicad eso [el período de cincuenta años] por treinta días de un mes, y doce meses de un año, y luego por esos quinientos años [celestiales]. Monjes de nubes y agua, deberíais saber que hoy la luna de otoño es esplendorosa, pura y fresca, iluminando la oscuridad del mundo, tal como hacen los ojos del Honrado por el Mundo en su capacidad condicionada.

En esta precisa ocasión de luna llena de otoño, yo, Eihei, deseo elevar la luminosidad de la palabra expuesta por el Honrado por el Mundo en su verso, para incrementar el esplendor del palacio de la luna e iluminar la oscuridad de la ilusión en los grandes miles de mundos. Esto debe ser la transmisión de la lámpara y el mandato de Buda.

Entonces Dōgen expuso un verso que decía:

 

Debido al poder majestuoso de Buda, el palacio es brillante.
Un millar de rayos gloriosos aparecen a la vez.
Incluso si los humanos aman la luna de Medio Otoño,
la luminosidad de la media luna es ilimitada en los cielos.

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (5)

El esplendor de la luna perenne · Eihei Kōroku
Foto de Ganapathy Kumar en Unsplash

– Notas –

(1)

El Medio Otoño es el decimoquinto día (la luna llena) del octavo mes. Otros discursos en la sala del Dharma en esta fecha en el Eihei Kōroku son los discursos número 13 «Completando una luna llena», 77, 106, 189, 277, número 344 «Sentados en la luna de otoño», 413 y 448. Esta fue la última luna de Medio Otoño de Dōgen en Eiheiji. Murió poco más de un año después tras una larga enfermedad en Kioto. Escribió el siguiente poema waka sobre la luna llena de otoño de 1253: «Justo cuando me preguntaba / si la volvería a ver / en este otoño—/ bajo la luna llena de esta noche / ¿cómo puedo dormir? Hay otra versión en: [The Zen Poetry of Dōgen: Verses from the Mountain of Eternal Peace, Steven Heine (Boston: Tuttle Publishing, 1997), págs. 94–95].

(2)

Esto se refiere a la historia sobre Mazu disfrutando de la luna llena con sus discípulos Xitang Zhizang, BaizhangNanquan. Mazu preguntó: «Cómo es ahora mismo?» Xitang Zhizang dijo que era un buen momento para una ofrenda. Baizhang dijo que era un buen momento para practicar, y Nanquan se bajó las mangas y se marchó. Véase el discurso en la sala del Dharma número 13 «Completando una luna llena» y otras versiones en: [Transmission of the Lamp, Ogata, pág. 210], [Sun Face Buddha, Cheng, pág. 69] y el comentario al caso 6 en: [Book of Serenity, Cleary, pág. 25].

(3)

La referencia a Xuansha y Yunyan se refiere a la historia registrada en el caso 21 del Shōyōroku. Cuando Yunyan estaba barriendo el suelo, su hermano Daowu comentó: «Demasiado ocupado». Yunyan dijo: «Deberías saber que hay uno que no está ocupado». Daowu dijo entonces: «Entonces, ¿hay una segunda luna?» Yunyan levantó la escoba y dijo: «¿Qué luna es esta?» Xuansha comentó más tarde: «En efecto, esta es la segunda luna». Véase: [Book of Serenity, Cleary, págs. 91–94]. Que Dōgen diga que la luna de Yunyan no prospera implica que la luna está menguando.

(4)

Esta historia es del volumen 10 del Comentario de Nāgārjuna sobre el Mahāprajñāpāramitā Sūtra (Dazhidulun en chino). Esto ocurrió mientras los Asuras, o espíritus furiosos, estaban en guerra con los seres celestiales. Este incidente podría quizás estar basado en un eclipse de luna.

(5)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El esplendor de la luna perenne