Categorías
Eihei Kōroku Volumen 6

La impermanencia de lo eterno

La impermanencia de lo eterno

418. Discurso en la Sala del Dharma para la Ceremonia del Día del Parinirvāṇa [1251] (Eihei Kōroku, Volumen 6)

 

Hoy el principal maestro de este mundo Sahā, el Gran Maestro, el Tathāgata Śākyamuni, entró en el nirvāṇa entre dos árboles gemelos sāla en la ciudad de Kuśinagara. Desde entonces, dos mil doscientos años han pasado. Si bien esto es así, nuestro Buda dijo una vez: «Si decís que perezco, no soy discípulos pertenecientes a mi clan. Si decís que no perezco, tampoco sois discípulos de mi clan. Si decís, tanto que perezco como que no perezco, todos vosotros no sois discípulos de mi clan».

Ya no somos discípulos de su clan, entonces finalmente, ¿cómo se nos llama? ¿No estamos todos juntos practicando junto al Buda Śākyamuni? Si estamos practicando junto a él, entonces ¿bajo quién estamos practicando? Decidme, gran asamblea; os consulto y veré lo que decís. Si no podéis hablar, por vuestro bien hablaré yo.

Después de una pausa, Dōgen dijo: Nos reunimos y practicamos bajo el Buda Śākyamuni. Si nos reunimos y practicamos bajo Śākyamuni, somos discípulos del Buda Śākyamuni y estamos entre sus allegados. Aquellos que ya se han convertido en sus discípulos y allegados incluye a gente común y a sabios, icchantikas, aquellos que han cometido los cinco crímenes mortales y seres celestiales y humanos, en inmensurables, ilimitadas, incontables e impensables cantidades. (1) Habiendo llegado ya a todos ellos, ¿cómo se estableció la enseñanza? Todos los seres sensibles tienen naturaleza de Buda, el Honrado por el Mundo inicia y muestra esto para transformar tanto a la persona común como al sabio. ¡Qué pena que tras el parinirvāṇa [del Buda] de esta noche, todos los seres sensibles no tengan naturaleza de Buda! Todo esto es en el reino de la persona común y de la sabia. ¿Qué va más allá de esto? Gran asamblea, ¿queréis oírlo?

Después de una pausa, Dōgen dijo: Una vieja tortuga siempre anida en un loto. (2) Una persona mayor a menudo duda del espejo. Este es el asunto de ir más allá. ¿Cuál es la parte de este monje de manto remendado?

Después de una pausa, Dōgen dijo: ¡Qué lamentable, el cucharón de madera roto en el Pico del Buitre! Aunque busquemos en los inmensos miles de mundos, no hay ningún asa.

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (3)

La impermanencia de lo eterno · Eihei Kōroku
Asistentes en el Mahāparinirvāṇa. Museo Victoria y Alberto.

– Notas –

(1)

Un icchantika es alguien que se decía que no poseía naturaleza de Buda, según las primitivas enseñanzas Mahāyāna, sobre todo algunas ramas del Yogācāra, aunque esto no es suscrito por Dōgen. Las cinco faltas graves (o cinco crímenes mortales), que conducen a un renacimiento inmediato en el infierno, son: matar al padre, matar a la madre, matar a un santo, provocar la discordia en la Sangha y herir a un buda.

(N. del T.) Para «naturaleza de Buda» e «icchantika» véanse los Discursos en la Sala del Dharma número 430 «La no-dualidad de la naturaleza de Buda» y número 437 «Las consecuencias de las opiniones erróneas».

Otro Discurso en la Sala del Dharma para la Ceremonia del Día del Parinirvāṇa es el número 138 «En el agua estancada se oculta un dragón».

(2)

«Una vieja tortuga siempre anida en un loto» procede del comentario en verso de Hongzhi al caso 81 del Shōyōroku. Véase: [Book of Serenity, Cleary, pág. 347].

(3)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *