Categorías
Eihei Kōroku Volumen 5

Ochenta y cuatro mil enseñanzas en un puño

Ochenta y cuatro mil enseñanzas en un puño

412. Discurso en la Sala del Dharma en el decimoquinto día [luna llena] del primer mes [1251] (Eihei Kōroku, Volumen 5)

 

Recientemente en la dinastía Song, la gente llama al Discurso en la Sala del Dharma de este día el Discurso Nocturno Original en la Sala del Dharma. (1) Parece ser un acontecimiento del mundo ordinario y ciertamente no es la Vía de los ancestros del Buda. Los así llamados origen alto, origen medio y origen bajo son nombres de textos mundanos. (2) En la dinastía Tang, Zheng Zhuhui escribió las Crónicas Diversas del Emperador Luminoso, y dijo: «El emperador se estableció en la capital oriental, y en la noche de luna llena del primer mes, visitó el Palacio Shangyang. Se colocaron velas y linternas que se mantenían encendidas, y se construyó una torre de cincuenta y cinco metros de ancho y cinco metros de alto, decorada con sedas de colores. Se colgaron muchas joyas en ella, por lo que las brisas crearon un agradable tintineo. Las linternas se colocaron en forma de dragón, fénix, tigre y leopardo».

El Shiji, o Anales Históricos, dice: «En la dinastía Han encienden linternas en el Festival de la Estrella Polar en el día de luna llena del primer mes». (3)

Deliberando sobre estas cosas, está muy claro que todas ellas son celebraciones mundanas. Los monjes de la China del Gran Song dicen que el Confucianismo, el Taoísmo y el Budismo son uno, pero esto es muy equivocado. Ochenta y cuatro mil medicinas han sido ofrecidas [por el Buda], pero los polvos mundanos son los que se tratan, y la medicina del Dharma es la que los trata. ¿Queréis oír hablar de las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma? Desde los antiguos tiempos se dice que las recopilaciones de Śākyamuni exponiendo el Dharma ascienden a ochenta mil. Deberíais saber que los tathāgatas de los tres tiempos abrieron sin falta las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma.

Se ha dicho que las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma no están fuera de la mente única. Se ha dicho que las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma no están fuera de las cuatro nobles verdades del sufrimiento, el conjunto de sus causas, su cese y el camino. (4) Se ha dicho que las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma están todas contenidas en un centímetro cuadrado. Se ha dicho que el Buda expuso el Dharma de principio a fin por el bien de los seres vivos y las colocó en un depósito, y de esta forma se convirtieron en ochenta y cuatro mil. (5) Se ha dicho que un asiento de exposición del Dharma hace un depósito, y esto se extiende a ochenta y cuatro mil. Se ha dicho que el propio Buda expuso sesenta y seis mil versos para hacer un depósito, y esto se extendió a ochenta y cuatro mil. Se ha dicho que los seres están cansados de los ochenta y cuatro mil sufrimientos debido a los deseos de los sentidos, y por ello se han expuesto ochenta y cuatro mil medicinas del Dharma. Se ha dicho que exponer los preceptos cada medio mes hace un depósito, y esto se extiende a ochenta y cuatro mil. Se ha dicho que las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma están incluidas en los dos skandas [de la forma y las formaciones mentales]. Si se habla de la sustancia [de las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma], están incluidas en el skanda de la forma; si su sustancia se da con nombres [abstractos], están incluidas en el skanda de las formaciones. (6) Se ha dicho que desde el momento en que el Buda suscitó por primera vez la mente del despertar hasta que sus reliquias fueron divididas [para ser repartidas para ser veneradas], hubo ochenta y cuatro mil enseñanzas del Dharma.

Si bien estas diez exposiciones anteriores son como se ha mencionado, yo, Eihei, aún no he sido liberado de las madrigueras de estas diez expresiones y tengo algo más que decir. Las así llamadas ochenta y cuatro mil puertas del Dharma son dejarse caer completamente por este Dharma [inmediato]. Gran asamblea, ¿os gustaría comprender claramente por qué esto es así? El parpadeo de ojos en el Parque de los Ciervos [donde el Buda expuso por primera vez en Varanasi] alejó vigorosamente [las ilusiones]. Su locuaz boca en el Pico del Buitre [al proclamar el Sutra del Loto] ordenó todo el alboroto. Al sujetar, cortó directamente y por completo hasta el más diminuto cabello [de ilusión]. Al soltar, ¿por qué evitaría la destrucción del apego a los objetos de los sentidos?

Hoy, yo, Eihei, tomo prestados sus medios hábiles para abrir las puertas y mostrarlo universalmente por el bien de los seres humanos y celestiales, y las ocho clases de seres [míticos]. (7)

Dōgen levantó su hossu y dijo: Mirad, mirad. La Vía del medio y el cumplimiento de las [enseñanzas] provisionales y genuinas, lo parcial y lo completo de lo gradual y lo repentino, las tres mil grandes parábolas y las ochocientas pequeñas parábolas, el océano ilimitado de comprensión y las interminables puertas del Dharma—todas están en la punta del hossu de Eihei. Confío en que mi mano sujete esto en alto y tenga la oportunidad de usarlo. Sin estar ciego al ojo del sí mismo, no tengo dudas de las lenguas de todos los seres bajo los cielos. Así he oído, en una ocasión en la que estaba el Buda y [la asamblea] alcanzó una gran liberación, recibiéndolo fielmente y practicándolo humildemente. (8) En cada frase veo la verdad, en cada expresión voy más allá de la esencia. No hay Dharma que no esté completo, ni estudiante aspirante que no esté incluido en ellas. Justo en tal momento, ¿cómo es?

Después de una pausa, Dōgen dijo: Un puño deja volar un rayo que cubre los cielos, una abuela sangra gota a gota por vuestro bien. (9)

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (10)

Ochenta y cuatro mil enseñanzas en un puño · Eihei Kōroku
Imagen de Ron Rev Fenomeno en Pixabay

– Notas –

(1)

Los Discursos en la Sala del Dharma fueron ofrecidos a diferentes horas del día. Quizás este fue el primero del año que se impartió por la noche. En China, en la celebración de una fiesta Taoísta en el decimoquinto día del primer mes, la gente cantaba y bailaba toda la noche.

(2)

Estos nombres, origen alto, origen medio y origen bajo, se refieren a celebraciones tradicionales en las noches del decimoquinto día (luna llena) del primer, séptimo y décimo mes, respectivamente.

(3)

El Shiji (Shiki en japonés, Anales Históricos) fue escrito por Shima Qian (145–86 a.e.c.) e incluye 130 volúmenes.

(4)

La idea de las ochenta y cuatro mil faltas de los seres sensibles y los ochenta y cuatro mil remedios apropiados aparece en el capítulo 11 del Sutra del Loto. Véase: [Threefold Lotus Sutra, Katō, Tamura, and Miyasaka, pág. 204. En castellano: «Sutra del Loto de la Maravillosa Ley», ed. Pablo Daró]. Las primeras dos frases sobre las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma proceden del Mohe Zhiguan de Zhiyi.

(5)

Un «depósito» se podría leer también como una cesta o pitaka en sánscrito, refiriéndose posiblemente a las clásicas tres cestas o Tripitaka del canon budista: los sutras, el vinaya y el abhidharma. El fragmento desde «Se ha dicho que el Buda expuso el Dharma de principio a fin» a «esto se extiende a ochenta y cuatro mil» procede del volumen 6 del Sutra de los grandes medios hábiles para devolver la deuda de gratitud del Buda (Dai Hōben Butsu Hō-on Kyō en japonés), un texto escrito en China.

(6)

La frase: «Se ha dicho que las ochenta y cuatro mil puertas del Dharma están incluidas en los dos skandas… incluidas en el skanda de las formaciones» procede del volumen 1 del Abhidharma Kośa de Vasubandhu.

(7)

Las ocho clases de seres, descritos en la asamblea del Sutra del Loto así como en otros sutras, son los seres celestiales (deva en sánscrito), dragones (nāga), espíritus demoniacos de los bosques (yakṣa), espíritus fragantes (gandharva), espíritus guerreros (asura), enormes pájaros que comen dragones (garuḍa), espíritus de pájaros cantores (kiṃnara) y espíritus de enormes serpientes (mahoraga).

(8)

«Así he oído, en una ocasión en la que estaba el Buda» es el comienzo estándar de los sutras, pronunciados por Ānanda para clarificar las palabras del Buda. «Alcanzó una gran liberación, recibiéndolo fielmente y practicándolo humildemente» es el final estándar de los sutras, describiendo la alegría de la asamblea al haber recibido y haber sido despertada por el sutra.

(9)

Esta frase procede de un poema que el maestro de Dōgen, Tiantong Rujing, escribió para ser caligrafiado en un retrato de sí mismo, incluido en los Dichos Registrados de Rujing. Véanse Versos similares de Dōgen de alabanza sobre retratos de sí mismo en el Volumen 10 del Eihei Kōroku. El dicho de Rujing en este caso se refiere a golpear a los estudiantes para despertarlos (N. del T. del sueño) en la sala de meditación.

(10)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *