Categorías
Eihei Kōroku Volumen 4

El té y el arroz cotidianos de hacer girar la gran rueda del Dharma

El té y el arroz cotidianos de hacer girar la gran rueda del Dharma

315. Discurso en la Sala del Dharma (Eihei Kōroku, Volumen 4)

 

Todos los dharmas nacen de causas y condiciones. Este Dharma expone las causas y condiciones, y extingue todas las condiciones. El Gran Maestro [Śākyamuni] lo expresó así. ¿Cómo es practicar esta realidad? Cuando Aśvajit escuchó la enseñanza, cortó la raíz de la vida [y la muerte], y cuando Śāriputra escuchó la enseñanza su rostro se abrió. (1) Esto es el té y el arroz cotidianos en la casa de los ancestros del Buda. Si nosotros somos descendientes de los ancestros del Buda, podemos empezar a construir un santuario para el rey enjoyado en la cabeza del Buda Vairocana, y hacer girar la gran rueda del Dharma que va más allá de Dongshan [Liangjie]. Decidme, ¿qué es esto de hacer girar la gran rueda del Dharma?

Entonces Dōgen levantó su hossu y dijo: Incluso si podéis hacerla girar, no podéis esquivar mi hossu.

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (2)

El té y el arroz cotidianos de hacer girar la gran rueda del Dharma · Eihei Kōroku
Foto de Manojkumar.gopanap utilizada bajo licencia CC.

– Notas –

(1)

Aśvajit (Assaji en lengua Pali india) era uno de los cinco compañeros del Buda durante sus prácticas ascéticas en el camino del despertar, y luego se convirtió en un arhat y discípulo del Buda. Śāriputra era uno de los diez grandes discípulos del Buda, que se despertó con la ayuda de Aśvajit; véase el discurso en la sala del Dharma número 381 «La sabiduría no es la Vía».

(2)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El té y el arroz cotidianos de hacer girar la gran rueda del Dharma