Categorías
Eihei Kōroku Volumen 3

Dos monjes y un charco lleno de gusanos

197. Discurso en la Sala del Dharma (Eihei Kōroku, Volumen 3)

(Traducido de: ver Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»).

Recuerdo que cuando el Honrado por el Mundo estaba vivo había dos bhiksus que querían visitar al Buda. Durante su viaje se deshidrataron gravemente y entonces vieron un charco al borde del camino con gusanos. Uno de ellos no bebió el agua con sus gusanos y murió de sed, tras lo cual nació en el cielo, vio al Buda y realizó la Vía. El otro bebió el agua y luego llegó al lugar del Buda. Después de escuchar lo que había ocurrido, el Buda se sacó su manto de monje, revelando su cuerpo dorado, y dijo: “Eres una persona muy necia. Crees que este cuerpo compuesto de los cuatro elementos es quién soy, pero solo es un fantasma apestoso. Ver el Dharma es ver mi cuerpo. (1)

El maestro Dōgen dijo: El monje que renació en el cielo vio el cuerpo del Dharma del Buda; el monje que permaneció en el reino humano vio el cuerpo del Buda de cuatro elementos. No sabemos qué fue lo que vio el monje que fue Buda.

Después de una pausa, Dōgen dijo: Si quieres observar al maestro, deberías observar a sus discípulos. Después de todo, ¿cómo estamos?

El maestro Dōgen puso sus manos en gasshō (las palmas juntas) y cantó: Me refugio en el Buda; me refugio en el Buda.

– Notas –

(1)

“Revelar su cuerpo dorado” implica que el Buda mostró el cuerpo Dharmakaya o cuerpo de la realidad, más allá del cuerpo material y carnal. El segundo monje había violado los preceptos al tragar los gusanos.

Otros textos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *