Categorías
Eihei Kōroku Volumen 2

Flores en el cielo revoloteando

Flores en el cielo revoloteando

163. Discurso en la Sala del Dharma (Eihei Kōroku, Volumen 2)

Un anciano dijo: «Cuando los ojos están nublados, las flores en el cielo revolotean hacia abajo». (1)

Dōgen alzó su hossu y dijo: ¿No es esto una nube sobre los ojos? Cien miel budas moran todos en la punta de este hossu, manifiestan un cuerpo dorado y púrpura de cinco metros, que recorre todas las tierras en las diez direcciones y expone todos los dharmas, salvando a todos los seres. ¿No es esto flores en el cielo revoloteando hacia abajo? Todos los maestros ancestrales viajan a Liang y visitan Wei [como Bodhidharma], transmitiendo el manto y encomendando el Dharma. (2) ¿No es esto flores en el cielo revoloteando hacia abajo?

Ahora, si hay alguien que llegó antes de que yo alzase este hossu y que pueda revolcarse con libertad, por favor que se acerque y se reúna conmigo. Si no sois [tal persona], nunca llegaréis al lugar donde los ojos no están nublados, y donde no hay flores en el cielo. Entonces Dōgen arrojó el hossu al pie de la plataforma de su asiento y dijo: No obstante, no podéis evitar el hecho de que este año la sal es cara y el arroz es barato. (3)


Cómo hablar con los labios cerrados

164. Discurso en la Sala del Dharma (Eihei Kōroku, Volumen 2)

Recuerdo que cuando Guishan, Wufeng [Changguan] y Yunyan estaban acompañando a Baizhang, Baizhang le preguntó a Guishan: «Cerrando tu garganta y tus labios; ¿cómo hablarás?».

Guishan dijo: «Maestro, en vez de mí, hablarías tú».

Baizhang dijo: «No evitaré hablarte, pero me temo que me quedaría sin descendientes».

Baizhang también le preguntó esto a Wufeng, y Wufeng contestó: «Maestro, también tú deberías cerrar la boca».

Baizhang dijo: «Incluso donde no haya nadie, cubriré mis ojos con la mano y te observaré».

Baizhang también le preguntó a Yunyan, y Yunyan contestó: «Maestro, ¿estás ahí o no?».

Baizhang dijo: «He perdido a mis descendientes». (4)

 

El maestro Dōgen dijo: [sobre Guishan] «Maestro, en vez de mí, hablarías tú» es romperse los huesos y devolvérselos a su padre.

[sobre Wufeng] «Maestro, también tú deberías cerrar la boca» es pedirle prestado un faldón a tu abuela y postrarse ante ella durante muchos años.

[sobre Yunyan] «Maestro, ¿estás ahí o no?» es importunarlo para que sus cejas se caigan. (5)

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (6)

Flores en el cielo revoloteando · Eihei Kōroku
Imagen de ArtTower en Pixabay

– Notas –

(1)

Este es un dicho de Guizong Zhichang en «La Transmisión de la Lámpara Jingde» (Keitoku Dentōroku), Volumen 10. «Flores en el cielo» se usa normalmente en el Budismo como una imagen para las ilusiones o alucinaciones, pero Dōgen las toma como el florecimiento del Dharma. Dōgen también comenta esto en su ensayo Shōbōgenzō Kūge (Flores en el cielo), escrito en 1243, tres años antes de este Discurso en la Sala del Dharma. Véase: [Shōbōgenzō: Zen Essays by Dōgen, Cleary, págs. 64–75]. Originalmente esta imagen aparece en el Śūraṅgama Sūtra, donde Śākyamuni se refiere a una persona con los ojos nublados como si viese flores en el cielo, quizás lo que los optometristas modernos llaman «flotadores» (miodesopsias o moscas volantes), ya que «ojos nublados» es también a veces una expresión para las cataratas. Pero el carácter para el cielo, o el espacio, también significa vacuidad, y Dōgen usa la imagen de flores en el cielo positivamente como el florecimiento de la vacuidad.

(N. del T. Puedes leer un extracto del Shōbōgenzō Kūge (Flores en el cielo): «Cuando una imagen no aparece, el cuerpo total emerge«.

(2)

Liang es donde Bodhidharma se encontró con el Emperador Wu, como se describe en el caso 1 del Hekiganroku (Crónica del Acantilado Azul); véase: [Blue Cliff Record, Cleary and Cleary, págs. 1–9]. Después de que le dijese al Emperador Wu que no había nada sagrado, y se marchase de Liang, Bodhidharma fue al norte hasta Wei, donde se sentó en una cueva durante nueve años.

(N. del T. Dōgen también trata el encuentro ente Bodhidharma y el Empeador Wu en los Discursos en la Sala del Dharma número 304 «El ‘no saber’ de Bodhidharma» y el número 491 «No existe una escuela Zen»).

(3)

«La sal es cara y el arroz es barato» es un dicho de Zhaozhou en sus Dichos Registrados. Véase: [Recorded Sayings of Zen Master Joshu, Green, pág. 84].

(N. del T. En la época del dinastia Tang, la sal era un monopolio del gobierno y muy cara, el arroz era común y bastante barato).

(4)

Esta historia sobre Baizhang aparece en los casos 70, 71 y 72 del Hekiganroku (Crónica del Acantilado Azul). Véase: [Blue Cliff Record, Cleary and Cleary, págs. 473–482].

(5)

«Caerse las cejas» normalmente es una expresión negativa sobre mentir, pero en este caso Dōgen la usa como una imagen positiva para dejar caer completamente el cuerpo y la mente, ya que elogia las tres respuestas.

Dōgen también menciona esta expresión en el Discurso en la Sala del Dharma número 60 «Este Genjokoan».

(6)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *