Categorías
Eihei Kōroku Volumen 1

Golpeando al cielo vacío para vender ojos de compasión

Golpeando al cielo vacío para vender ojos de compasión

123. Discurso en la Sala del Dharma (Eihei Kōroku, Volumen 1)

 

Una sábana de sorda terquedad tiene ocho centímetros de grosor. Tres tramos del revés tienen metro y medio de largo. Anoche, este monje de montaña [Dōgen] golpeó al cielo vacío con un solo golpe. (1) El puño no me dolió, pero el cielo vacío supo lo que es el dolor. Cierta cantidad de pasteles de sésamo aparecieron y se precipitaron para convertirse en los rostros y los ojos de la gran tierra. (2)

De repente, una persona vino hasta este monje de montaña y dijo: «Quiero comprar los pasteles de sésamo».

Este monje de montaña le dijo: «¿Quién eres tú?».

La persona respondió a este monje de montaña: «Soy el Bodhisattva Avalokiteśvara. Mi apellido es Zhang y mi nombre propio es Li». (3)

Este monje de montaña le dijo: «¿Has traído dinero?».

Él dijo: «He venido sin dinero».

Le pregunté: «Si no has traído dinero, ¿puedes comprarlos o no?».

No respondió, sino que se limitó a decir: «Quiero comprarlos, de verdad».

 

¿Entendéis total y completamente el significado de esto?

Después de una pausa, Dōgen dijo: Cuando el Bodhisattva Avalokiteśvara hace una aparición, las montañas y los ríos de la gran tierra no son cenizas muertas. Deberíais recordar siempre que en el tercer mes las perdices cantan y las flores se abren. (4)

 

(Traducido de: véase Libros Recomendados «Eihei Kōroku. Dōgen’s Extensive Record. Leighton & Okumura»). (5)

Golpeando al cielo vacío para vender ojos de compasión · Eihei Kōroku
Foto de Joe Cory en Unsplash

– Notas –

(1)

La historia completa de este discurso en la Sala del Dharma se presenta como si relatase un sueño que tuvo Dōgen.

(2)

Los pasteles de sésamo probablemente se refieren en parte a la respuesta de Yunmen en el caso 77 del Hekiganroku. Véase el discurso en la sala del Dharma número 108 «El viento y las nubes comen pasteles de sésamo» y su nota 1.

(3)

En una de las principales formas del Bodhisattva Avalokiteśvara, el bodhisattva de la compasión, tiene once caras y mil ojos, un ojo en cada mano en su forma de mil manos. En el caso 82 del Shōyōroku, Yunmen dice: «El Bodhisattva Avalokiteśvara trae dinero para comprar un pastel de sésamo: cuando baja su mano, resulta ser una rosquilla de mermelada». Véase el Shōyōroku (Libro de la Serenidad) [Book of Serenity, Cleary, pág. 350].

Quizás en este sueño de Dōgen, Avalokiteśvara quiere comprar los pasteles de sésamo para adquirir sus manos y sus ojos. Zhang y Li son nombres chinos muy comunes, por lo que esto representa a Avalokiteśvara como una persona corriente. Para más información sobre la iconografía y la práctica de Avalokiteśvara, véase también: [Faces of Compassion, Leighton, págs. 167–209].

(4)

Aun sin dinero, Avalokiteśvara se las arregló para tener muchas caras y ojos. La intención y la práctica persistentes parecen ser necesarias. ¿Las perdices y las flores en primavera manifiestan terquedad?

(5)

Nota adicional (N. del T.)

Está disponible, para facilitar su lectura, el archivo PDF con los Discursos en la Sala del Dharma del Eihei Kōroku traducidos en este sitio web hasta ahora. Este archivo se puede descargar en la sección de «Recursos Zen · Textos Zen», haciendo clic en este enlace.

Agradecemos de antemano cualquier comentario, sugerencia y/o notificaciones sobre erratas. Muchas gracias a todos los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Golpeando al cielo vacío para vender ojos de compasión